Está bien abrazar nuestras contradicciones

La relación que tenemos con nosotres mismes guarda tantas contradicciones y complejidades. En mi caso, amarme y aceptarme como soy, ha sido un proceso difícil, de subidas y bajadas emocionales.

Después de varios años de pensar en el amor propio. He podido entender que necesito y merezco amarme y aceptarme en todas mis etapas y con todas mis diferencias. Los años que he estado flaca, el tiempo en que he estado gordita, cuando soy profesional, cuando soy vulgar, cuando quiero ser extrovertida, cuando me siento introvertida y antisocial, o cuando me siento amorosa y amigable. Cuando quiero ser trabajadora social y cuando solo quiero bailar y hacer ejercicios. No quiero encajar en ningúna etiqueta social, quiero ser y hacer todo lo que siento y pienso. Y no puedo avergonzarme por parecer contradictoria.

Por eso nos invito a abrazar nuestras contradicciones. Porque nos hemos creído que tenemos que definirnos y actuar según un rol social o laboral determinado. Pero eso nos aleja de todo lo que somos, sentimos, pensamos y deseamos. Nos aleja del amor hacia nosotres mismes. Por eso creo que debemos recordar que somos justamente suficiente con todas nuestras complejidades. Mirarnos con compasión y recordar que siempre tenemos el poder de transformarnos, si lo necesitamos. ¡Un abrazo!